Empresas

María Kindelán

“Las Organizaciones están adecuando el entrenamiento de sus equipos al nuevo mapa de habilidades y competencias. Los directivos necesitan un nuevo mapa mental, y éste se alimenta de un sólido entrenamiento en conocimientos, actitudes, capacidades físicas y emocionales que den respuesta a las nuevas demandas”.

Siendo consciente de la pujante tendencia de Compañías punteras, especialmente en el mundo de la tecnología, que por otro lado son las que están cambiando el mundo, para conseguir el máximo nivel de bienestar y energía para su talento, planteo este novedoso proyecto basado en un cambio de hábitos y nutrición energética, que está dando ya excelentes resultados en directivos.

“Me encuentro bien, con mucha energía,- lo que me genera mayor salud,- que impacta en mi equilibro, en mi calidad de vida y en mi motivación. Mi rendimiento y satisfacción aumentan incrementalmente. Eso es lo que buscamos.”

Los programas consisten en sesiones grupales de nutrición energética, tematizadas por intereses, como parte de programas de desarrollo interno para directivos.

La primera parte del trabajo consiste en entender bien misión y visión de la empresa para de esa manera diseñar un programa con el ADN de la propia empresa, alineada a sus políticas y actividades. Entender bien para diseñar atendiendo al momento y objetivos de la Organización. Posteriormente se pasará al contraste del dibujo final, el prototipo, y la comunicación del mismo. La comunicación es crítica en este proceso. Hablamos de generar valor a las personas, y hablamos de incorporar nuevos hábitos en nuestra relación con la alimentación en nuestro día a día.

Son acciones que estratégicamente:

      • Están alineadas con los valores, cultura y estrategia de la Compañía.
      • Alimentan nuevos comportamientos y actitudes.
      • Tienen continuidad en el tiempo .
      • Están integradas en los programas de desarrollo de talento.
      • Están dirigidas a aumentar el bienestar, rendimiento y fidelización del directivo.
      • Son fáciles de entender y ejecutar.
      • Son desarrolladas en un entorno integrado, creativo, y empático.

Y que tácticamente son:

      • Secuenciales: temáticas semanales, quincenales, mensuales.
      • Interactivas: con participación directa de los asistentes.
      • Medibles en cuanto a resultados.
      • Consistentes en sesiones en grupo, de 1-2 horas cada una, donde se combina principalmente teoría y  demostraciones prácticas, relacionadas con el aprendizaje de los hábitos alimenticios que proporcionan energía sostenible para todo el día, salud, equilibrio físico y mental.
      • Adaptables: refuerzo de las sesiones grupales con sesiones individualizadas, donde se hace un estudio detallado del nivel de gasto y necesidades energéticas de la persona. Elaboración de un plan nutricional personalizado y seguimiento en el tiempo para maximizar su rendimiento físico y mental.

ALGUNOS EJEMPLOS DE PROGRAMAS PARA EMPRESAS:

  1. El Rendimiento a través de los alimentos
  2. Cambios de hábitos versus dietas
  3. Comportamiento aplazador y lista de los “para qué”
  4. El gasto energético de las diferentes profesiones
  5. Nutrición y energía para la mente
  6. Qué comer antes de dar un discurso
  7. Menús para creativos
  8. Alimentos que generan endorfinas & adrenalina
  9. Energía sostenible para la toma de decisiones
  10. Comidas equilibradas y vida social
ENERGIA & RENDIMIENTO

“Estoy agotado”, “tengo poco tiempo para comer”, “madrugo mucho y no tengo apetito hasta después del segundo café en la oficina”, “tengo mucho trabajo”, “como con clientes cada semana“, “no me gusta cocinar”, “estoy hinchado, incómodo”, “llego muy tarde a casa”, etc.

Dime a qué te dedicas y te diré lo que debes comer

Unas buenas pautas alimenticias deben estar adaptadas  a las características físicas, genéticas, desgaste físico y mental de la persona. Igual que no hay dos personas idénticas en el mundo, no puede haber pautas alimenticias exactas para personas diferentes. Especialmente cuando la actividad que desempeñan a diario no tienen nada que ver.

No es igual la actividad que desempeña un creativo, a la de un comercial. Ni la de un ingeniero,  un actor, un alto directivo o un deportista profesional.

El desgaste mental que tiene un programador informático debe compensarse con una alimentación equilibrada, que fomente la concentración, la agilidad mental, la visión espacial y un descanso  reparador. Requiere de alimentos ricos en minerales ,de efecto energético moderado y sostenible en el tiempo.

Al igual que una persona que dirige grupos o que habla en público, debe evitar el exceso de alimentos fríos, de efecto estimulante y expansivos, pues eso le llevaría a un estado de duda, altibajos emocionales y poco aplomo y seguridad en sí mismo.

O el caso de los deportistas profesionales, que deben asegurar sus reservas de glucógeno, con una dieta rica en hidratos de carbono de absorción lenta, proteínas de calidad y antioxidantes.

A través de los estudios individualizados y grupales que propongo, es posible identificar las necesidades energéticas de cada profesión y adaptar las pautas alimenticias de la persona en cuestión a su actividad profesional. Esto se traduce en un bienestar general de la persona, un rendimiento óptimo en sus actividades, una mejora notable de su salud y de su calidad de vida.

Sólo siendo consciente de todos los niveles nutricionales que te condicionan, y adquiriendo hábitos que maximicen tu energía en aquellas labores que desempeñas a diario, lograrás el equilibrio, dirección y armonía,- en el marco de una vida estable y saludable,- a la que todos aspiramos.